Revista entre líneas

Política

Brexit: Una separación sin precedentes

  • Luis Augusto Montanaro Bedoya
  • 04/11/2018
  • Política

El 23 de junio de 2016, en el Reino Unido se realizó un referendo, un voto popular en que casi todos los ciudadanos en edad de votar tomaron parte, para decidir si su país quedaba o no dentro de la Unión Europea. El resultado fue que de 30 millones de votantes, el 51.9% decidieron que salga de la mencionada comunidad.

La palabra Brexit es la unión de las palabras anglosajonas “Britain” y “exit” que significa justamente la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea de la que es miembro desde 1973. Dicha comunidad política está compuesta por 28 miembros y fue creada después de la segunda guerra mundial para promover la paz a través de la cooperación económica y el comercio entre países europeos. Desde entonces se manejaron como si fuera un “solo mercado” o un “solo país” con su propia moneda (el euro), su propio parlamento y sus propias reglas en diferentes áreas. Sin embargo, no todos los países miembros, se adhirieron a todos estos cambios, como ejemplo, el Reino Unido que mantuvo su propia moneda, la libra esterlina.

La Unión Europea fue fundada sobre “cuatro libertades”: el movimiento de bienes, personas, capital y servicios. Cualquier ciudadano de cualquier país miembro puede vivir y trabajar libremente en cualquier otro país miembro, ciertas leyes y derechos de los ciudadanos pueden ejercerse a través del bloque y además existen varias agencias que coordinan cooperación científica, económica y tecnológica entre miembros.

Los británicos que votaron por salir de la Unión Europea citaron razones de que el Reino Unido estaba pagando una cuota alta de membresía, y que las leyes de la misma restringen la soberanía del parlamento británico. Tenían como prioridad el tema del control fronterizo ya que había temor de que el Reino Unido estaba sufriendo por la oleada de inmigrantes que motivaba a muchos votantes a elegir salir.

Por otro lado, los votantes que querían que el Reino Unido permaneciera en la Unión Europea, daban fuertes razones entre ellas de que el país se beneficia de acuerdos comerciales libres con la comunidad y que perdería dichos beneficios al salir de la misma. Además recordaron que la comunidad se formó para evitar otra guerra catastrófica en Europa viendo que la Unión ha sido exitosa en juntar a un continente dividido, en un clima de prosperidad y paz para todos.

Aun así el resultado elegido por la mayoría de los británicos fue el de salir y lo que ahora sus políticos están trabajando es si salir o no con un acuerdo que implica una serie de nuevas regulaciones en términos económicos y políticos en la nueva relación Reino Unido – Unión Europea que empezará a partir del año 2021. Hablamos de una separación sin precedentes y único en la historia mundial hasta ahora.

Es interesante e importante seguir estos eventos ya que cambiarán en definitiva la dinámica mundial además de entender y seguir de cerca el impacto económico, social y político que estas comunidades realmente tienen sobre sus países miembros. Sería importante para Paraguay empezar a analizar su propia participación en comunidades o mercados similares y cómo trabajar en beneficios más justos sin quebrantar la paz en la región.