Revista entre líneas

Política

Un juego de imágenes

  • Luis Augusto Montanaro Bedoya
  • 06/09/2020
  • Política

Las imágenes que desde la vieja Europa llegaron en los primeros días de junio -en los mismos días- son elocuentes de los cambios que experimenta el orden mundial.

Primera imagen: las potencias tradicionales de Occidente y Estados Unidos recordaron el 75° aniversario del Día D, el desembarco de tropas aliadas contra Alemania en Normandía. No fue invitado el aliado del frente este contra Hitler. Excusas protocolares excluyeron al presidente Putin de Rusia, sin perjuicio de la presencia de la canciller alemana Merkel. Fue una mirada al pasado, un recuerdo de la victoria sobre el régimen nacional-socialista y su secuela de muerte y destrucción.

Segunda imagen: el presidente Xi Jing Ping de China visitó Moscú y San Petersburgo invitado por Putin. En Moscú fueron renovados los acuerdos de colaboración política y cooperación económica en el nuevo contexto de la guerra comercial de Trump contra China y el surgimiento de lo que TheEconomistllamó “la nueva guerra fría”. Sus facetas de carácter global y consecuencias en digitalización, inteligencia artificial y recursos estratégicos conforman un escenario mundial que nunca antes la humanidad vivió. Luego, Putin y Xi Jing Ping viajaron a San Petersburgo para participar en su Foro Económico Internacional que reunió a representantes públicos y privados del mundo.

Pudo quedar la impresión que la primera imagen se anclaba en el pasado y la segunda imagen en el futuro. Pareciera que efectivamente Trump se fortalece en Estados Unidos a costa del menor crecimiento del mundo y un aislamiento que mengua sus fortalezas, afecta incluso sus relaciones con tradicionales aliados y desteje redes construidas durante décadas. La UE tiene nudos que hasta ahora Alemania y Francia no logran desatar. Brexit y la política italiana presagian una UE debilitada. Rusia, acabada la pesadilla soviética, vuelve a su secular política de potencia diplomática y militar a mitad de camino entre Europa y Asia, aunque con una economía que necesita desarrollar fortalezas y oportunidades. China ya disputa primacías mundiales y parece ser una preocupación mayor para un Estados Unidos dividido y enfrentado para la renovación o sucesión de Trump en 2020.

Los conflictos locales, que siempre sirvieron para probar la fortaleza de las potencias mayores, nos dejan un escenario complejo. En los últimos años conflictos como Irak, Siria, Afganistán, Ucrania, Corea del Norte o Venezuela, ¿qué experiencia dejan? ¿Quién se sobrepuso? ¿Quién ha perdido espacios y tiempos? Más que nunca se requiere visión de Estado y anticipación a los conflictos. Tejer más que destejer.