Revista entre líneas

Desarrollo Social

Importancia de las Obras Públicas para el desarrollo económico y social

  • Luis Augusto Montanaro Bedoya
  • 05/07/2020
  • Desarrollo Social

La falta de infraestructura limita la competitividad de Paraguay a nivel internacional. Sin un transporte ferroviario y con rutas internacionales de mala calidad, el país atraviesa una situación de vulnerabilidad.

Factores como la alta calidad de infraestructura de transporte, vial, hidrovial y ferroviaria, así como la calidad en la transmisión de la energía y telecomunicaciones, juegan un papel fundamental en el desarrollo económico y social de los países. En América Latina y el Caribe, países como Chile, Ecuador y Panamá se encuentran entre aquellos con mayor calidad de carreteras, mientras que Paraguay y Haití continúan en las últimas posiciones.

Según el Foro Económico Mundial, de entre 137 países −donde el número 1 es el país con mejor calidad de rutas− Paraguay se encontraba en la posición número 131 en el año 2017, dando muestras de la mala calidad de las rutas en el país a nivel mundial.

En esta línea, el Informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “Construir Oportunidades para Crecer en un Mundo Desafiante”, analiza los sectores de electricidad, transporte, telecomunicaciones, agua y saneamiento en seis países representativos de la realidad que atraviesa la región, concluyendo con la previsión de que en el año 2019 se sufran grandes impactos sobre el Producto Interno Bruto (PIB) en América Latina y el Caribe, debido a la escasez de inversiones en infraestructura. Se calcula que la brecha de inversión en infraestructura de la región es aproximadamente el 2,5 % del PIB, es decir, unos US$150.000 millones anuales.

América Latina y el Caribe no solamente registran un retraso en los montos de inversión en infraestructura, sino también en su calidad, según el Informe Macroeconómico Anual del Grupo BID. Además, la falta de inversión en este sector perjudica especialmente a los sectores más pobres, probablemente porque la mayor parte de sus ingresos provienen de estos servicios.

Por otro lado, el área de transporte es determinante para mejorar la accesibilidad, reducir la congestión y aumentar la productividad. Según la Corporación Andina de Fomento (CAF-BID), con una tasa del 80% de urbanización, América Latina cuenta con una de las más altas del mundo, por lo que es fundamental identificar estrategias efectivas para reducir los costos de la congestión y propiciar así la accesibilidad, al tiempo de identificar el modo de mejorar sustancialmente la calidad de vida y la productividad de la población.

En este sentido, entre las iniciativas exitosas para mejorar la accesibilidad se encuentran las vías exclusivas para vehículos con más de un pasajero, subsidios al costo del transporte, la implementación de sistemas de transporte de tránsito rápido, el incentivo al uso de la bicicleta y la extensión y mejoramiento de la red de calles, avenidas, autopistas, carreteras, ferrocarriles y medios subterráneos.

Paraguay.

Nuestro país, por su parte, se encuentra muy ajeno al desarrollo de infraestructura en Latinoamérica. La represa de Itaipú ha sido gran referente en la financiación de proyectos de infraestructura a nivel nacional, pero no es suficiente, pues la provisión y calidad de infraestructura de transporte, logística, energía, agua y saneamiento, así como de conectividad y telecomunicaciones presentan deficiencias en nuestro país, según el BID.

En ese marco, el informe Brecha de 2018, sobre infraestructura en Paraguay, de los autores Vidal Jara y Lorenzo Vera, afirma que nuestro país necesita invertir entre el 2018 y el 2030 el monto de 17.373 millones de USD para cerrar la brecha de infraestructura en rutas.

Aunque en Latinoamérica ya se han implementado algunas políticas de infraestructura, especialmente de transporte, a nuestro país aún le falta un largo trayecto por recorrer. Esta situación provoca baja productividad y competitividad a nivel internacional, además de influir en el desarrollo económico y social de las personas que residen en áreas con bajo desarrollo de infraestructura.

Por estas razones, el BID recomendó una mayor inversión en infraestructura en la región para mejorar el desarrollo económico, cuyo crecimiento se verá afectado por la desaceleración de las relaciones económicas de China y Estados Unidos.