Revista entre líneas

Desarrollo Social

Impacto de las desaceleraciones económicas al sector manufacturero

  • Luis Augusto Montanaro Bedoya
  • 21/04/2020
  • Desarrollo Social

La desaceleración económica actual en el país se encuentra afectando directamente a sus diferentes sectores. Uno de los más afectados es el de manufactura, el cual es intensivo en mano de obra. Ante este escenario, el país tiene el desafío de diversificar su matriz productiva y dar solidez a sus diferentes sectores económicos.

Si analizamos el PIB Real del 2017 por sectores (a precios constantes, 2014), el sector primario compuesto por las actividades económicas dedicadas a la explotación de recursos naturales alcanzó 11,6%, donde la agricultura obtuvo el 8,4%, la ganadería el 2,2% y el área forestal, pesca y minería reunieron el 1,1%. Recordemos que Paraguay es uno de los mayores productores de soja en el mundo y que tiene gran demanda del mercado local e internacional.

Por su parte, el sector secundario, donde se concentran las actividades que transforman las materias primas en bienes manufacturados de consumo, obtuvo 33,9%, de los cuales la industria manufacturera alcanzó el 19,5%, el sector de electricidad y agua el 8,2%, en tanto que el área de construcción consiguió el 6.2%.

Por lo que respecta al sector terciario, que produce los servicios que la población demanda, correspondió el 46,8%, de los cuales el comercio alcanzó el 15,7% y el de servicios consiguió el 31,1%. Los impuestos a los productos correspondieron el 7,6%.

Aportes y beneficios del sector de manufactura

Este sector demanda una cantidad importante de mano de obra y da valor agregado a la sociedad en forma de impuestos. De acuerdo a datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) se estima que a diciembre de 2018, este sector empleó a 386.786 personas de 3.363.354 correspondientes a la población ocupada, es decir el 11,5%.

Ahora bien, en cuanto a la contribución en impuestos, según datos de la Sub Secretaría de Estado de Tributación (SET), en el 2018 en concepto de Impuesto a la Renta Comercial, Industrial o de Servicios (IRACIS) se recaudó G. 4.524.063 millones. En concepto de Impuesto al Valor Agregado (IVA), derivado de las actividades comerciales, industriales y de servicios, se recolectó Gs. 6.281.457 millones y como tributo único de maquila Gs. 27.070 millones. Además, este sector ayuda a la Balanza Comercial del país debido a que utiliza el sector primario para nutrirse, creando valor agregado y, posteriormente, exportando productos terminados.

Existen además, una serie de incentivos que el Estado aplicó para desarrollar este sector, entre ellos la Ley N° 60/90, Ley N° 1.064/97, el Régimen de Materia Prima, la Política Automotriz Nacional y el Régimen de Producto y Empleo Nacional. No obstante, pese a los incentivos, su aplicación tiene la dificultad de la carga burocrática que implica la apertura de nuevas empresas, la falta de control y la ausencia de políticas de comunicación con las industrias por parte de los organismos responsables.

En este contexto, Paraguay tiene el desafío de diversificar su matriz productiva y contar con un sector manufacturero sólido, capaz de desarrollar todo su potencial y garantizar las medidas necesarias para que sus diferentes sectores hagan frente a posibles desaceleraciones económicas de forma exitosa. En pocas palabras, el sector de manufactura es una pieza clave por el valor que aporta a las economías y conviene prestarle especial atención a esta diversificación por el potencial del sector de emplear gran cantidad de trabajadores.