Revista entre líneas

Desarrollo Social

Cuando la vida depende de procesos institucionales

  • Luis Augusto Montanaro Bedoya
  • 19/11/2019
  • Desarrollo Social

Según el informe anual de la Organización Mundial de la Salud, una de cada seis personas muere de cáncer cada año. En el año 2018, último año con registros disponibles, 9,8 millones de personas murieron por causa de esta enfermedad a nivel mundial.

Los datos para nuestra región son desalentadores, el informe revela que el cáncer es la segunda causa de muerte, así en el 2018 en América, 3,8 millones de personas son diagnosticadas de cáncer y 1,4 millones de personas fallecieron por causa de esta enfermedad, es decir el 15% de todas las muertes a causa del cáncer, ocurrieron en América.

Otro dato desalentador, 47 de cada 100 personas que fallecieron por causa del cáncer, tenían menos de 69 años de edad.

En lo que respecta a Paraguay, si bien es cierto que en los últimos años el presupuesto del Instituto Nacional del Cáncer ha sido sustancialmente mejorado, pasando de 13 a 53 millones de millones de dólares entre el 2017 y el 2020, no todo se reduce a finanzas, los procesos institucionales son de vital importancia a la hora de reducir las muertes por causa del cáncer.

En un informe realizado por The Economist Intelligence Unit y patrocinado por Roche, se analiza las fortalezas institucionales de 12 países de América para afrontar el cáncer. Los países examinados fueron Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay. Las 6 variables estudiadas revisaban la disponibilidad de; Plan Estratégico, Supervisión del Desempeño, Disponibilidad de Medicamentos, Disponibilidad de Radioterapia, Prevención y Detección Temprana y, Finanzas. Con una calificación de 5 puntos sobre cada variable, Paraguay obtuvo 9 puntos en total, posicionándose al final de la lista, solo por encima de Bolivia con 7 puntos. Los países que obtuvieron mejor calificación fueron Uruguay y Costa Rica con 23 y 22 puntos respectivamente.

Más allá de los datos y la información respecto a este flagelo, los pacientes de cáncer, no solo deben lidiar con la enfermedad, sino además padecer los procesos administrativos para atender su salud.

La crisis sanitaria ocasionada por la pandemia covid-19, ha presionado el sistema de salud pública, revelando la precaria respuesta para los enfermos de cáncer. Falta de medicamentos, tratamiento de alta complejidad interrumpida por falta de insumos, controles postergados, todas las debilidades institucionales ha costado la vida de al menos 20 personas más durante la cuarentena.

Apelar a recursos de amparos para acceder a medicamentos y tratamientos trasgrede los derechos de las personas que padecen cáncer. La vida no puede estar supeditada a procesos institucionales.