Revista entre líneas

Desarrollo Social

Contracción económica versus pobreza

  • Luis Augusto Montanaro Bedoya
  • 05/10/2020
  • Desarrollo Social

El primer semestre del año, Paraguay encabezó muchos titulares, a nivel nacional e internacional, tras publicarse las perspectivas del impacto covid-19 en la economía.

Los datos de la CEPAL, así como otros organismos internacionales, revelaban cifras alentadoras respecto a los niveles macroeconómicos proyectados al 2020.  La región sufriría una contracción importante en el crecimiento del PIB, -9,1%,

 Mientras que el pronóstico para Paraguay no supera el -2,3%.

Por su parte el Banco Central del Paraguay, en el reporte Mensual de Actividad Económica (IMAEP), informó que en Julio se registró un crecimiento de 0,9% respecto a Julio del  2019.

Estas son buenas noticias. Significa que nuestras finanzas gozan de buena salud. Los especialistas afirman que la agricultura, la construcción y la industria juegan un rol muy importante en este leve pero significativo repunte. Además, con la apertura gradual y paulatina de las actividades económicas postergadas por siete meses, definitivamente el panorama es cada vez más esperanzador.

Por otro lado, estimar el impacto covid-19 en el desempleo y los niveles de pobreza a nivel país puede ser un poco más complejo. La heterogeneidad de los sistemas productivos, la composición demográfica, el porcentaje de población en situación de vulnerabilidad, las brechas estructurales, el sistema impositivo y la situación de los diferentes sistemas de salud, así como su régimen de bienestar y protección social difieren significativamente de un país a otro.

Atendiendo todos estos componentes socioeconómicos, la CEPAL estima que la caída de la economía agregará 12 millones de desempleados y las personas en situación de pobreza aumentará en 37 millones más. Estos datos no son prometedores. A estás cifras es preciso sumar 83 millones de personas en riesgo de hambre.

En lo que respecta a Paraguay, se estima que el porcentaje de población en pobreza aumentará en casi 5%.

Estados más equitativos, sistemas tributarios fortalecidos,  matriz económica diversificada, todo esto contribuye a la reducción de pobreza y la desigualdad.

Lo afirmaba Adam Smith, uno de los mayores exponentes de la economía hace más de dos siglos atrás: “no puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados“

Fuente:

https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45602/S2000313_es.pdf?sequence=1&isAllowed=y

https://www.cepal.org/sites/default/files/pr/files/tabla_prensa_proyecciones_pib-2020-esp.pdf

https://www.cepal.org/sites/default/files/presentation/files/version_final_200616_ppt_covid19-fao-cepal.pdf