Revista entre líneas

Crecimiento Económico

Seguridad o transición energética - Junio 2022

  • Carlos Núñez Salinas
  • 24/06/2022
  • Crecimiento Económico

La globalización, iniciada ya en la segunda mitad del siglo XX con el desarrollo creciente de las tecnologías de comunicación e informática, sentó sus bases en las transformaciones sociales y políticas. El intercambio económico, cultural, social, tecnológico y político se amplía a un escenario mundial y acerca cada vez más a mercados no explorados. Su protagonista principal; las sociedades. 

Esta globalización, cada vez más demandante y competitiva, requiere cierto tipo de ordenamiento jurídico y económico a nivel nacional. La innovación impuso su presencia y los países que lo han entendido así, invierten en investigación e infraestructura más allá de los limites tradicionales, anticipándose a crisis de sectores económicos. 

Pero, muchos nos preguntamos cómo la globalización puede afectar mi economía familiar, ¿por qué nos debe importar? Esta semana nuevamente la suba del precio del combustible fue la estrella en todos los medios de comunicación, y con este reajuste de efecto inercial, muchos sectores se han pronunciado nuevamente en la remarcación de sus precios debido a nuevos costos logísticos en el que incurrirán. 

Una mirada al estatus económico de diversas regiones del mundo, nos permite apreciar efectos similares observando solo un indicador; la inflación. Estados Unidos, Europa y América Latina han superado ampliamente sus niveles de inflación en lo que va del año, en diferentes medidas, pero con efectos similares en la economía familiar. Además, el Banco mundial estima que el crecimiento mundial descenderá de 5,7% en el 2021 a 2,9% en el 2022 a causa de la guerra en Ucrania, los confinamientos en China, los trastornos en el suministro y el riesgo de la estanflación. 

En América Latina y en especial en países como el nuestro, con escasa previsión de crecimiento del PIB, una marcada desigualdad y una fuerte dependencia de los combustibles fósiles, esta inflación mundial repercutirá directamente en el aumento de precios, el aumento del desempleo, la pérdida de ingresos familiares, el aumento de la pobreza y la pobreza extrema y, en consecuencia, afectará la seguridad alimentaria. 

En ese sentido hoy, en el mundo existe una discusión; ¿debemos seguir ocupándonos de la seguridad energética que nos permita garantizar la disponibilidad ininterrumpida de energía a un precio asequible?, ¿o debemos invertir en la exploración y explotación de fuentes basados en energías renovables y ambientalmente sostenibles? 

Esta decisión, más allá de lo económico es una decisión política pues afecta la vida de todos. Este tema ineludible, deberá estar presente en la agenda de los próximos gobernantes. No podemos seguir negando el potencial que tenemos como país, la energía eléctrica, las fuentes de energía provenientes del sol, el viento y el hidrogeno pueden transformar de manera radical nuestra matriz energética. 

 

Carlos Núñez Salinas

Presidente

Fundación Paraguay Cambia Contigo