Revista entre líneas

Crecimiento Económico

China y sus potencialidades

  • Luis Augusto Montanaro Bedoya
  • 14/04/2020
  • Crecimiento Económico

América Latina cobró importancia como mercado y proveedor del gigante asiático. En 2001 representaba el 3,1% del 100% de las exportaciones chinas y 2,7% de las importaciones. Dichos porcentajes crecieron a 5,7% y 6,9% respectivamente en 2017.

China se ha consolidado como la segunda mayor economía mundial, el mayor exportador del mundo y el segundo mayor importador del mundo. Además, tiene las mayores reservas de intercambio del mundo y en 2018 su economía creció un 6,6%, según Santander Trade Portal. Su rivalidad comercial con Estados Unidos no le ha impedido estrechar relaciones comerciales con otros países, utilizando la nueva Ruta de la Seda, como una de sus rutas comerciales. Es así que varios países de Latinoamérica, han consolidado sus relaciones con el gigante económico en la última década.

El interés de China en América Latina y el Caribe fue declarado por sus autoridades en más de una ocasión. Desde la década de los 90 tomaron relevancia las inversiones Chinas en LATAM, y este interés fue consolidado en los “Libros Blancos” de políticas para la región en el 2008 y 2016. El comercio entre China y América Latina creció a tasas superiores al total de China con el resto del mundo, según el BBVA Research, permitiendo que la región gane mayor importancia como mercado y proveedor de este país. En efecto, en 2001, Latinoamérica representaba el 3,1% del 100% de las exportaciones chinas y 2,7% de las importaciones. Sin embargo, dichos porcentajes crecieron a 5,7% y 6,9% respectivamente en 2017.

Datos informados por China dan cuenta que en 2017 su comercio con América Latina ascendió a USD 256 mil millones de dólares, entre los años 2001 y 2017. Se trata de un comercio complementario, dominado por las exportaciones de productos primarios, alimentos y manufacturas con mayor proceso en el caso de las importaciones. De hecho, las exportaciones de China a dicho bloque en el 2017 fueron de 130.039.575 miles de USD, mientras que las importaciones en el mismo periodo fueron de 127.274.017 miles de USD según WITS del Banco Mundial.

Paraguay es el único país en la región que no tiene relaciones diplomáticas con China, esto debido a las relaciones diplomáticas que mantiene con Taiwán desde 1957. Por esta situación no puede acceder a los préstamos sin intereses, tasas preferenciales y donaciones que ofrece China.

Hasta el momento, todas las relaciones comerciales que Paraguay establece con China, son privadas y los datos publicados por el Sistema Integrado de Comercio Exterior del Banco Central del Paraguay exponen que en el 2018 se importó de China por un total de 3.562 millones de dólares en concepto de “Free onBoard” (FOB), que refiere al valor de venta de los productos en su lugar de origen. Esto representó un aumento del 3,2% en las importaciones de dicho país, en comparación al 2017. En cuanto a las exportaciones, en 2018, el valor FOB, fue de USD 26 millones, 5,9 % menos que en el 2017, mientras que la balanza comercial llegó a un valor FOB de USD -3.536 millones en 2018.

Principales importaciones. Según el Sistema de Servicio de Comercio Exterior (SICEX), las principales compras de Paraguay a China son aparatos de telefonía celular, cuya importación aumentaron un 12,6% de 2017 a 2018. También entre los más importados se encuentran partes y accesorios de máquinas automáticas y máquinas para procesamiento de datos. Referente a las exportaciones, en 2018, lo que más envió Paraguay a China fueron los desperdicios de cobre, maderas y semilla de sésamo.

Es una realidad que las posibilidades comerciales que China ofrece a cualquier país son innumerables y las exportaciones del Paraguay a este país podrían incrementarse de forma exponencial, afianzando sus relaciones comerciales, además de potenciar su matriz económica, convirtiéndose en una economía complementaria para el gigante asiático.